Loading…
Logo Catalog

¿Qué son los opiáceos y cómo afectan al cerebro?

ID: ANH23269es
MEDICAL ANIMATION TRANSCRIPT: Los opiáceos son medicamentos que se recetan para tratar el dolor moderadamente intenso o intenso. Algunos ejemplos de estos fármacos son la hidrocodona, la oxicodona, la morfina, la hidromorfona, la metadona y el fentanilo. La heroína, una droga ilegal, también es un opiáceo. Para entender cómo funcionan los opiáceos es importante saber cómo percibe el dolor el organismo. El proceso comienza cuando su cuerpo sufre algún daño. La información sobre este daño se convierte en una señal nerviosa. La señal pasa por los nervios, hasta la médula espinal y el cerebro. En el cerebro, la señal se percibe como dolor. Los opiáceos afectan la sensación de dolor. Se unen a unas estructuras denominadas receptores opioides. Estos receptores se encuentran en las células del cerebro, la médula espinal y otras partes del cuerpo. Los opiáceos actúan sobre estos receptores para reducir el dolor. Estos medicamentos también pueden tener otros efectos en su organismo. Por ejemplo, pueden provocarle una intensa sensación de euforia a corto plazo y sentimientos de felicidad extrema. Los opiáceos también activan la vía de recompensa en el cerebro. Esto hace que ciertas partes de la vía de recompensa liberen una sustancia química llamada dopamina. Los científicos creen que la dopamina le ayuda a recordar lo bien que se sentía mientras tomaba opiáceos y provoca que desee seguir consumiéndolos. Este vínculo entre recordar las cosas que le hacen sentir bien y el deseo de volver a hacerlas es una parte importante del desarrollo de la adicción. Los opiáceos también pueden ralentizar la respiración y provocar náuseas, así como reducir la motilidad intestinal y por lo tanto, causar estreñimiento. Para la mayoría de las personas, cuando los opiáceos se toman según lo recetado durante un breve período, son bastante seguros y eficaces. Pero estos medicamentos pueden tomarse de formas para las que no fueron prescritos, como tomar una cantidad excesiva, consumirlos para drogarse o dárselos a otra persona. El abuso de estos medicamentos puede aumentar el riesgo de desarrollar tolerancia, dependencia, adicción y sobredosis. La tolerancia significa que el medicamento es menos eficaz con el tiempo. Esto puede ocurrir cuando los receptores opioideos se vuelven menos sensibles a los efectos del medicamento. Así, es necesario tomar más cantidad del medicamento para obtener alivio del dolor. La dependencia se produce cuando una persona presenta síntomas cuando deja de tomar el medicamento. Cuando se interrumpe el consumo, la persona se siente mal. Este malestar se llama "Síndrome de abstinencia". El síndrome de abstinencia por los opiáceos presenta síntomas similares a los de la gripe como inquietud y ansiedad, dolores musculares, incapacidad para dormir, ojos llorosos y secreción nasal, náuseas y vómitos, calambres estomacales y diarrea y pupilas dilatadas o ensanchadas. La adicción a los opiáceos es una enfermedad cerebral que provoca un deseo irrefrenable de consumirlos. No se pueden dejar de consumir a pesar del daño que pueden causar. Adicción no es lo mismo que dependencia. Se puede ser tolerante a un medicamento o dependiente de él sin ser adicto. Por último, la sobredosis con opiáceos es una afección en la que el consumo excesivo del medicamento puede provocar síntomas potencialmente mortales o incluso la muerte. La cantidad que puede causar una sobredosis varía de una persona a otra e incluso para una misma persona. Los síntomas de la sobredosis con opiáceos pueden incluir confusión, sensación de somnolencia o ausencia del estado de alerta, náuseas y vómitos, pupilas contraídas o pequeñas, inconciencia, respiración lenta o detenida, y la muerte. Según los Centros para el Control de Enfermedades, más de 100 estadounidenses mueren todos los días por sobredosis con opiáceos. Si tiene preguntas sobre los opiáceos o si usted o alguien cercano necesita ayuda por un trastorno en el consumo de opiáceos, hable con un profesional de la salud.

Nucleus Medical Media Disclaimer of Medical and Legal Liability

Nucleus Medical Media ("Nucleus") does not dispense medical or legal advice, and the text, illustrations, photographs, animations and other information ("Content") available on this web site is for general information purposes only. As with any medical or legal issue, it is up to you to consult a physician or attorney for professional advice. YOU SHOULD NOT DISREGARD PROFESSIONAL MEDICAL OR LEGAL ADVICE BASED ON CONTENT CONTAINED ON THIS WEB SITE, NOR SHOULD YOU RELY ON THE CONTENT ON THIS WEB SITE IN PLACE OF PROFESSIONAL MEDICAL OR LEGAL ADVICE.

NUCLEUS DISCLAIMS ALL RESPONSIBILITY AND LIABILITY FOR ANY COUNSEL, ADVICE, TREATMENT, DIAGNOSIS OR ANY MEDICAL, LEGAL OR OTHER INFORMATION, SERVICES OR PRODUCTS THAT YOU OBTAIN BASED ON VIEWING THE CONTENT OF THIS SITE. THE INFORMATION ON THIS WEB SITE SHOULD NOT BE CONSIDERED COMPLETE OR SUITABLE FOR ANY PURPOSE WHATSOEVER.

Mature Content Disclaimer: Certain Content on this web site contains graphic depictions or descriptions of medical information, which may be offensive to some viewers. Nucleus, its licensors, and its suppliers disclaim all responsibility for such materials.

close