Loading…
Logo Catalog

Inyección anticonceptiva (inyección de medroxiprogesterona)

Display this animation on your web site today! Click to find out how.
ID: ANH22255es
MEDICAL ANIMATION TRANSCRIPT: Una serie de eventos llamados ciclos menstruales ocurren aproximadamente una vez al mes para preparar el cuerpo de una mujer para el embarazo. Los niveles cambiantes de las sustancias químicas naturales existentes en el torrente sanguíneo, llamadas hormonas, controlan estos acontecimientos. Los órganos reproductores afectados por estas hormonas son la vagina, el cuello uterino, el útero, las trompas de falopio y los ovarios. Los ovarios producen dos hormonas principales, el estrógeno y la progesterona. Cuando el nivel de estrógeno comienza a aumentar, el moco normalmente espeso del interior del cuello uterino se diluye. El estrógeno también activa otras hormonas para que uno de los ovarios libere un óvulo. Este proceso se denomina ovulación. Si una mujer mantiene relaciones sexuales durante este período, las células reproductoras del hombre, llamadas espermatozoides, pueden atravesar el moco más fino y receptivo para fecundar un óvulo. En el útero el estrógeno hace que el revestimiento se engrose, lo que lo prepara para recibir un óvulo fecundado. El aumento de los niveles de progesterona hace que las glándulas del revestimiento liberen un líquido que alimenta al óvulo fecundado. La progesterona también hace que el moco diluido del cuello uterino vuelva a su estado espeso, lo que ayuda a impedir el paso de los espermatozoides. Si un óvulo no ha sido fecundado o no se implanta en el revestimiento uterino, los niveles de estrógeno y de progesterona comienzan a descender. Este descenso de los niveles hormonales provoca la menstruación, un proceso en el que el útero desprende su revestimiento de tejido interno y sangre a través del cuello uterino y hacia la vagina. Si no quiere quedar embarazada, puede decidir utilizar un método anticonceptivo. Un tipo de método anticonceptivo es la inyección de progestina, previene el embarazo por hasta tres meses. La inyección se aplica en los músculos de la parte superior del brazo o en las nalgas. Si han pasado más de 15 semanas desde la última inyección, tendrá que utilizar un método anticonceptivo de respaldo durante la primera semana después de recibir la siguiente inyección. La inyección contiene una hormona sintética similar a la progesterona llamada progestina. En niveles suficientemente altos, la progesterona impide que los ovarios liberen óvulos, cuando no hay ningún óvulo disponible para fecundar, la mujer no puede quedar embarazada. La progestina también evita el embarazo al mantener el moco del cuello uterino lo suficientemente espeso como para que los espermatozoides no puedan atravesarlo. Una tercera forma en que la progestina previene el embarazo implica la influencia de esta en el revestimiento del útero. A diferencia de la progesterona natural, la progestina tiene una composición química ligeramente diferente. Con el tiempo, hace que el revestimiento uterino sea más delgado en lugar de más grueso. En consecuencia, si se produce la fecundación de un óvulo, es probable que el revestimiento sea demasiado fino para que el óvulo fecundado se implante con éxito en el útero, por lo que sale del cuerpo con el siguiente periodo menstrual. Los efectos secundarios de la inyección anticonceptiva incluyen cambios en su ciclo menstrual, sangrado menstrual adicional o manchado, pérdida de densidad ósea, sensibilidad en las mamas, aumento de peso, dolor de cabeza, nerviosismo y mareos. Si recibe una inyección anticonceptiva puntualmente cada tres meses, la eficacia es de un 99% en la prevención de embarazo. Esto significa que aproximadamente una de cada 100 mujeres quedará embarazada cada año utilizando este método anticonceptivo, pero con un uso típico, la eficacia es de un 94% en la prevención de embarazo. Esto significa que aproximadamente seis de cada 100 mujeres quedarán embarazadas cada año si no siempre reciben la inyección puntualmente. Para saber más sobre la inyección anticonceptiva, hable con su proveedor de atención médica.

Nucleus Medical Media Disclaimer of Medical and Legal Liability

Nucleus Medical Media ("Nucleus") does not dispense medical or legal advice, and the text, illustrations, photographs, animations and other information ("Content") available on this web site is for general information purposes only. As with any medical or legal issue, it is up to you to consult a physician or attorney for professional advice. YOU SHOULD NOT DISREGARD PROFESSIONAL MEDICAL OR LEGAL ADVICE BASED ON CONTENT CONTAINED ON THIS WEB SITE, NOR SHOULD YOU RELY ON THE CONTENT ON THIS WEB SITE IN PLACE OF PROFESSIONAL MEDICAL OR LEGAL ADVICE.

NUCLEUS DISCLAIMS ALL RESPONSIBILITY AND LIABILITY FOR ANY COUNSEL, ADVICE, TREATMENT, DIAGNOSIS OR ANY MEDICAL, LEGAL OR OTHER INFORMATION, SERVICES OR PRODUCTS THAT YOU OBTAIN BASED ON VIEWING THE CONTENT OF THIS SITE. THE INFORMATION ON THIS WEB SITE SHOULD NOT BE CONSIDERED COMPLETE OR SUITABLE FOR ANY PURPOSE WHATSOEVER.

Mature Content Disclaimer: Certain Content on this web site contains graphic depictions or descriptions of medical information, which may be offensive to some viewers. Nucleus, its licensors, and its suppliers disclaim all responsibility for such materials.

close