Working...
Welcome to Nucleus Catalog.
My Lightbox
Item ID: MON317   Source ID: 2

Description:

X

Algunos bebés tienen afecciones que pueden interferir en el amamantamiento o dificultarlo. Pero, en todos los siguientes casos, el amamantamiento sigue siendo lo mejor para la salud del bebé.

Ictericia
La ictericia es una afección que aparece con frecuencia en muchos recién nacidos. Se manifiesta como una coloración amarillenta de la piel y ojos, provocada por un exceso de bilirrubina, un pigmento amarillo que es un producto en la sangre. Todos los bebés nacen con una cantidad extra de glóbulos rojos que sufren un proceso de descomposición y son eliminados del cuerpo. Los niveles de bilirrubina en la sangre pueden ser elevados debido a su producción en un recién nacido, una mayor capacidad del intestino del recién nacido de absorberla y una capacidad limitada del hígado de procesar grandes cantidades de bilirrubina. Muchos casos de ictericia no necesitan tratamiento. Y el médico de su bebé vigilará cuidadosamente los niveles de bilirrubina del niño A veces, los bebés tienen que ser apartados momentáneamente de su mamá para recibir un tratamiento especial con fototerapia. En estos casos, es probable que se desaconseje el amamantamiento y se le den suplementos u otros líquidos al bebé. Pero, la Academia Estadounidense de Pediatría desaconseja dejar de amamantar a los niños con ictericia y sugiera seguir amamantándolos frecuentemente, incluso durante el tratamiento. Si su bebé tiene señales de ictericia o desarrolla ictericia, es importante hablar con su médico sobre todas las posibles opciones de tratamiento y decirle que no quiere interrumpir el amamantamiento, si fuera posible.

Reflujo
No es inusual que los bebés regurgiten después de tomar el pecho. En general, los bebés pueden regurgitar y no mostrar ninguna otra señal de enfermedad y la regurgitación desaparece a medida que madura el sistema digestivo del bebé. En la medida en que el bebé use entre seis y ocho pañales y tenga, al menos, dos evacuaciones por día (cuando tenga menos de seis meses de vida) y su bebé esté subiendo de peso (al menos 4 onzas o 113 gramos por semana), puede estar segura de que su bebé está tomando suficiente leche.

Sin embargo, algunos bebés tienen una afección que se llama reflujo gastroesofágico (GER, por sus siglas en inglés), que sucede cuando el músculo en la abertura del estómago se abre en los momentos incorrectos y permite que la leche y la comida vuelvan del esófago (el tubo de la garganta). Algunos síntomas del GER son:

  • Regurgitaciones intensas o regurgitaciones después de cada amamantamiento o algunas horas después de comer
  • Vómitos intensos, en los que la leche sale disparada de la boca
  • Llanto inconsolable como si tuviera alguna molestia
  • Arqueamiento de la espalda como si tuviera un dolor agudo
  • Rechazo a la comida o alejarse con fuerza del pecho durante el amamantamiento
  • Despertarse frecuentemente a la noche
  • Aumento de peso lento
  • Problemas para tragar
  • Arcadas o atragantamiento
  • Garganta enrojecida o dolor de garganta frecuente
  • Tener hipo o eructar con frecuencia
  • Señales de asma, bronquitis, respiración sibilante, problemas de respiración, neumonía o apnea

Muchos bebés sanos podrían tener algunos de estos síntomas y no tener GER. Pero hay bebés que podrían tener sólo algunos de estos síntomas y tener un caso grave de GER. No todos los bebés con GER regurgitan o vomitan.

Algunos bebés con GER no tienen un problema médico grave, pero cuidarlos puede ser difícil ya que tienden a estar muy quisquillosos y despertarse con frecuencia a la noche. Muchos casos graves de GER pueden necesitar ser tratados con medicamentos si el bebé, además de regurgitar, también se niega a tomar el pecho, no aumenta de peso como corresponde o pierde peso, o tiene períodos de arcadas o atragantamiento.

Si el bebe regurgita después de cada amamantamiento y tiene algunos de los demás síntomas mencionados, es aconsejable consultar a su médico para que le dé un diagnóstico correcto. Además de GER, el bebé podría tener otra afección que necesite tratamiento. Si no hay ninguna otra señal de enfermedad, simplemente el bebé podría estar sensible a la comida de la dieta de la mamá o a algún medicamento que esté tomando el niño. Si su bebé tiene GER, es importante que trate de seguir amamantándolo, ya que la leche materna es más fácil de digerir que la leche preparada. Pruebe con amamantamientos más cortos y más frecuentes, hacer eructar completamente al niño y colocarlo en posición vertical durante y después del amamantamiento.

Fisura palatina y labio leporino
La fisura palatina y el labio leporino son algunos de los defectos de nacimiento más frecuentes que ocurren a medida que el bebé se desarrolla en el útero. Una fisura o abertura en el paladar o labio pueden darse en forma conjunta o por separado y se pueden corregir con cirugía. Ambas afecciones pueden impedir que los bebés se alimenten porque el bebé no puede formar con su boca un buen “cierre” alrededor del pezón y la areola ni succionar leche del pecho.

La fisura palatina puede ocurrir en uno o ambos lados de la boca de un bebé y puede ser parcial o completa. Inmediatamente después del nacimiento, la mamá cuyo bebé tenga fisura palatina puede tratar de amamantarlo y puede comenzar a exprimirse la leche inmediatamente para mantener el suministro lácteo. Aunque el bebé no pueda prenderse bien del pecho, le puede dar de tomar leche materna por medio de una taza. En algunos hospitales, a los bebés con fisura palatina se les coloca un dispositivo bucal llamado obturador que se encaja en la fisura y la cierra para facilitar la alimentación. Después de la cirugía, el bebé debería poder alimentarse exclusivamente por el pecho.

El labio leporino puede aparecer en uno o ambos lados de la boca del bebé, pero la mamá puede probar diferentes posiciones de amamantamiento y usar el pulgar o el pecho para ayudar a llenar la abertura en el labio y formar un cierre alrededor del pecho. Con la reparación del labio leporino, es probable que el amamantamiento sólo tenga que detenerse durante algunas horas.

Si el bebé nace con fisura palatina o labio leporino, hable con un asesor en lactancia en el hospital para recibir asistencia lo antes posible. La leche materna y el amamantamiento temprano siguen siendo lo más conveniente para la salud del bebé.

Mellizos u otros nacimientos múltiples
Las mamás de mellizos o múltiples niños que nacen a la vez podrían sentirse abrumadas con la idea de amamantar a más de un bebé al mismo tiempo. Los beneficios de la leche materna para estas mamás y sus bebés son iguales que para el resto de las mamás y bebés. Pero las mamás de mellizos o más niños a la vez aprovechan aún más los beneficios del amamantamiento:

  • El útero se les contrae, lo cual es útil porque se ha estirado aún más para contener a más de un bebé.
  • Se liberan hormonas que relajan a la mamá, lo cual es útil para compensar el estrés adicional de cuidar a más de un bebé.
  • Se ahorran entre ocho y diez horas por semana porque no hay necesidad de preparar leche en polvo o mamaderas y la leche materna está disponible inmediatamente.
  • Se estima que el amamantamiento le permite ahorrar a la mamá de mellizos $2000 o más durante el primer año de vida, sólo en costos de alimentación (La Leche League, 2003).

El amamantamiento temprano y frecuente es importante para las mamás de múltiples niños a la vez para ayudarla a mantener el suministro lácteo. Que el bebé se prenda correctamente del pecho es importante para evitar el dolor de pezones. Muchas mamás consideran que es más fácil amamantar a los bebés juntos que hacerlo con cada uno por separado, y que se vuelve más fácil a medida que los bebés crecen. Hay varios soportes de amamantamiento que facilitan la tarea de alimentar a más de un niño por vez. Si tuvo un nacimiento múltiple, hable con un asesor en lactancia sobre las formas de alimentar a sus bebés satisfactoriamente.

Amamantamiento durante el embarazo
Mientras la mayoría de las mamás que están amamantando a un niño pequeño dejan de hacerlo si se enteran que están embarazadas de otro niño, es una elección individual decidir si seguir amamantando durante el embarazo o no. No es inseguro para el bebé nonato que usted siga alimentando a un niño mayor durante este tiempo. Pero, si tiene problemas con el embarazo, como dolor uterino o hemorragia, antecedentes de trabajo de parto antes de término o problemas con el aumento de peso durante el embarazo, es probable que su médico le recomiende destetar al niño. Su hijo también puede optar por destetarse por sí mismo porque el embarazo cambia la cantidad y el sabor de la leche. Algunas mujeres también optan por destetar a los niños en este momento porque tienen dolor en los pezones producido por las hormonas de embarazo, tienen náuseas o se sienten incómodas para amamantar debido al crecimiento de la panza.

Amamantamiento después de una cirugía mamaria
Si le han hecho una cirugía mamaria, inclusive implantes de senos, podría estar preocupada preguntándose si podrá amamantar. Las cosas más importantes que afectan la posibilidad de producir suficiente leche para el bebé son la forma en que se hizo la cirugía y dónde le hicieron las incisiones, y los motivos de la cirugía. Por ejemplo, las mujeres que tienen dos incisiones en el pliegue debajo de los pechos tienen menos probabilidades de tener problemas para producir leche que las mujeres que tienen incisiones alrededor o a lo largo de la areola. Las incisiones alrededor de la areola pueden interrumpir los conductos lácteos y nervios, donde se produce y circula la leche. Y las mujeres a las que se les practicó una cirugía mamaria para aumentar el tamaño de los pechos que jamás se desarrollaron puede que no tengan suficientes glándulas para producir un suministro de leche completo.

Si le hicieron una cirugía mamaria y está preocupada preguntándose si esto afectará el amamantamiento, hable con un asesor en lactancia. Si está pensando en hacerse una cirugía mamaria y está preocupada por saber cómo afectará el amamantamiento, hable con el cirujano sobre las formas en que se puede preservar lo más posible el tejido mamario y los conductos lácteos.

Fuente: Centro Nacional de Información para la Salud de la Mujer
Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.
Oficina sobre la Salud de la Mujer



Negacion medica/legal


 
Recent Comments
 

No comments have been posted.


 
Post a Comment
 

 
Available Languages