Working...
Welcome to Nucleus Catalog.
My Lightbox
Item ID: ANH12063es  Elite Source ID: 2

Description: MEDICAL ANIMATION TRANSCRIPT:

La fertilización es la historia épica de un solo espermatozoide que se enfrenta a increíbles obstáculos para unirse con un óvulo y formar una nueva vida humana. Es la historia de todos nosotros. Durante la relación sexual, unos 300 millones de espermatozoides entran en la vagina. Poco después, millones de ellos fluyen fuera de la vagina o mueren en su ambiente ácido. Sin embargo, muchos sobreviven debido a los elementos de protección brindados por el líquido que los rodea. Luego, el esperma debe pasar a través del cuello del útero, una abertura en el útero. Por lo general, este se mantiene bien cerrado, pero aquí el cuello uterino está abierto durante unos días, mientras que la mujer ovula. El esperma... More

X

MEDICAL ANIMATION TRANSCRIPT:

La fertilización es la historia épica de un solo espermatozoide que se enfrenta a increíbles obstáculos para unirse con un óvulo y formar una nueva vida humana. Es la historia de todos nosotros. Durante la relación sexual, unos 300 millones de espermatozoides entran en la vagina. Poco después, millones de ellos fluyen fuera de la vagina o mueren en su ambiente ácido. Sin embargo, muchos sobreviven debido a los elementos de protección brindados por el líquido que los rodea. Luego, el esperma debe pasar a través del cuello del útero, una abertura en el útero. Por lo general, este se mantiene bien cerrado, pero aquí el cuello uterino está abierto durante unos días, mientras que la mujer ovula. El esperma nada a través de la mucosidad cervical, que ha adquirido una consistencia más líquida para facilitar el paso. Una vez en el interior del cuello del útero, el esperma sigue nadando hacia el útero, aunque millones morirán tratando de hacerlo a través de la mucosidad. Algunos espermatozoides se quedan atrás, atrapados en los pliegues del cuello del útero, pero luego pueden continuar el viaje como un respaldo del primer grupo. En el interior del útero, las contracciones uterinas musculares ayudan a los espermatozoides en su viaje hacia el óvulo. Sin embargo, las células residentes del sistema inmunológico de la mujer confunden el esperma con invasores extraños y así destruyen miles de espermatozoides más. Luego, la mitad de la cabeza del espermatozoide ingresa en la trompa de falopio, mientras que la otra mitad nada hacia el tubo que contiene el óvulo no fertilizado. Ahora, solo unos cuantos miles quedan. Dentro de la trompa de falopio, minúsculos cilios empujan el óvulo hacia el útero. Para continuar, los espermatozoides deben surgir contra este movimiento para llegar al óvulo. Algunos espermatozoides se quedan atrapados en los cilios y mueren. Durante esta parte del viaje, químicos en el tracto reproductivo hacen que las membranas que cubren las cabezas de los espermatozoides cambien. Como resultado, los espermatozoides se vuelven hiperactivos y nadan más duro y más rápido hacia su destino. Por fin, el espermatozoide llega al óvulo. Solo unas pocas docenas de los 300 millones de espermatozoides originales quedan. El huevo está cubierto por una capa de células llamada corona radiata. El esperma debe empujar a través de esta capa para llegar a la capa exterior del óvulo, la zona pelúcida. Cuando el espermatozoide llega a la zona pelúcida se une a unos receptores especializados de espermatozoides en la superficie, lo que causa que sus acrosomas liberen enzimas digestivas, lo que permite que los espermatozoides se introduzcan en la capa. Dentro de la zona pelúcida hay un espacio estrecho y lleno de líquido justo fuera de la membrana de la célula del óvulo. El primer espermatozoide en hacer contacto fertiliza el óvulo. Después de un viaje peligroso contra obstáculos increíbles, un solo espermatozoide se une a la membrana de la célula del óvulo. Dentro de unos pocos minutos, sus membranas externas se unen y el óvulo jala el espermatozoide hacia adentro. Este evento causa cambios en la membrana del óvulo que impiden que los otros espermatozoides se adhieran a ella. Luego, el óvulo libera químicos que empujan a otros espermatozoides fuera del óvulo y crea una membrana de fecundación impenetrable. A medida que la reacción se propaga hacia el exterior, la zona pelúcida se endurece atrapando a cualquier espermatozoide que tenga la mala suerte de quedarse atrapado en el interior. Afuera del óvulo, los espermatozoides ya no son capaces de unirse a la zona pelúcida. Mientras tanto, en el interior del óvulo, el ajustado material genético masculino se extiende. Se forma una nueva membrana alrededor del material genético creando el pronúcleo masculino. Adentro, el material genético se vuelve a formar en los 23 cromosomas. El material genético femenino, despertado por la fusión del espermatozoide con el óvulo, termina por dividirse, dando como resultado el pronúcleo femenino, que también contiene 23 cromosomas. Mientras los núcleos masculino y femenino forman hilos parecidos a los de la tela de araña, llamados microtúbulos, se atraen entre ellos. Los dos conjuntos de cromosomas se unen, completando el proceso de fertilización. En este momento surge un único código genético, el cual determina instantáneamente el género, el color de pelo y de ojos y cientos de otras características. Esta célula nueva única, el cigoto, es el comienzo de un nuevo ser humano y ahora los cilios de las trompas de falopio llevan suavemente el cigoto hacia el útero, donde él o ella se implanta en el revestimiento uterino, creciendo y madurando durante los próximos nueve meses hasta el momento de su nacimiento.

Fertilización81166
Please enable Javascript


 
Recent Comments
 

No comments have been posted.


 
Post a Comment
 

 
Available Languages