Working...
Welcome to Nucleus Catalog.
My Lightbox
Item ID: MON315   Source ID: 2

Description:

X

Las hormonas, los cambios corporales y las emociones nuevas la hacen vulnerable a altibajos emocionales durante y después del embarazo. Aprenda a detectar las señales de depresión para que pueda ocuparse de usted y su bebé.

¿Qué es la depresión?
Podemos describir la depresión como sentirse triste, melancólica, infeliz, miserable o con el ánimo por el suelo. La mayoría de nosotros nos sentimos así a veces durante poco tiempo. Pero, la verdadera depresión clínica es un trastorno en el ánimo donde los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren en la vida cotidiana durante un período prolongado. La depresión puede ser leve, moderada o grave. El grado de depresión, que puede determinar su médico, influye en el tipo de tratamiento.

¿Con qué frecuencia aparece la depresión durante y después del embarazo?
La depresión que sucede durante el embarazo o un año después del parto se llama depresión perinatal. No se conoce el número exacto de mujeres con depresión durante este período. Pero los investigadores creen que la depresión es una de las complicaciones más frecuentes durante y después del embarazo. A menudo, la depresión no se reconoce ni se trata porque algunos cambios normales en el embarazo producen síntomas similares y suceden simultáneamente. El cansancio, problemas para dormir, reacciones emocionales más fuertes y cambios en el peso corporal pueden ocurrir durante y después del embarazo. Pero estos síntomas también pueden ser señales de depresión.

¿Qué produce depresión?
Puede haber varios motivos por los cuales una mujer se deprime. Los cambios hormonales o un evento estresante en la vida, como la muerte de un familiar, pueden producir cambios químicos en el cerebro que llevan a la depresión. La depresión también es una enfermedad que se presenta en algunas familias. En otros casos, no es claro qué causa la depresión.

Durante el embarazo
Durante el embarazo, estos factores pueden aumentar las probabilidades de que una mujer sufra depresión:

  • Antecedentes de depresión o consumo de drogas
  • Antecedentes familiares de enfermedades mentales
  • Poco apoyo de la familia y amigos
  • Ansiedad por el feto
  • Problemas con embarazos o partos previos
  • Problemas maritales o financieros
  • Edad joven (de la madre)
  • Después del embarazo

La depresión después del embarazo se llama depresión posparto (grave). Después del embarazo, los cambios hormonales en el cuerpo de una mujer pueden activar síntomas de depresión. Durante el embarazo, la cantidad de dos hormonas femeninas, estrógeno y progesterona, aumentan significativamente en el cuerpo de la mujer. Durante las primeras 24 horas después del parto, la cantidad de estas hormonas cae abruptamente a sus valores normales previos al embarazo. Los investigadores piensan que el cambio rápido en el nivel hormonal puede producir depresión, al igual que algunos cambios menores en las hormonas pueden afectar el ánimo de la mujer antes de que le venga el período menstrual.

Ocasionalmente, los niveles de las hormonas tiroideas pueden caer también después de dar a luz. La tiroides es una pequeña glándula en el cuello que ayuda a regular el metabolismo (cómo usa y almacena el cuerpo la energía tomada de los alimentos). Los bajos niveles de la tiroides pueden producir síntomas de depresión, por ejemplo ánimo deprimido, menor interés en las cosas, irritabilidad, fatiga, dificultad para concentrarse, problemas para dormir y aumento de peso. Un simple análisis de sangre puede indicar si esta afección está causando depresión en una mujer. Si así fuera, es el médico quien debe recetar el medicamento para la tiroides.

Hay otros factores que pueden contribuir a la depresión posparto grave, por ejemplo:

  • Sentirse cansada después del parto, patrones de sueño alterados y un descanso insuficiente suelen impedir durante semanas que una mujer que acaba de ser mamá recupere todas sus fuerzas.
  • Sentirse abrumada con un bebé nuevo al cual debe cuidar y dudar de su capacidad de ser buena madre.
  • Sentir estrés por los cambios en el trabajo y rutinas hogareñas. A veces, las mujeres creen que tienen que ser una “súper mamá" o ser perfectas, lo cual no es realista y puede agregar estrés.
  • Tener sentimientos de pérdida: pérdida de identidad de quién es usted o quién era antes de tener al bebé, pérdida de control, pérdida de su figura previa al embarazo y sentirse menos atractiva.
  • Tener menos tiempo libre y menos control del tiempo. Tener que quedarse adentro de su casa durante períodos prolongados de tiempo y tener menos tiempo para dedicarle a su pareja y sus seres queridos.

¿Cuáles son las señales de alerta de la depresión?
Cualquiera de los siguientes síntomas durante y después del embarazo que se prolongan durante más de dos semanas son señales de depresión:

  • Sentirse inquieta o irritable
  • Sentirse triste, inútil y abrumada
  • Llorar mucho
  • No tener energía o motivación
  • Comer muy poco o comer demasiado
  • Dormir muy poco o dormir demasiado
  • Tener dificultades para concentrarse, recordar o tomar decisiones
  • Sentirse inútil y culpable
  • Pérdida de interés o placer en las actividades
  • Alejarse de amigos y familiares
  • Tener dolores de cabeza, dolores en el pecho, palpitaciones (el corazón late rápido y siente como si se salteara algunos latidos) o hiperventilación (respirar de manera rápida y poco profunda)
  • Después del embarazo, las señales de depresión también pueden incluir tener miedo de lastimar al bebé o a usted misma y no tener ningún interés en el bebé.

¿Cuál es la diferencia entre la depresión posparto “leve”, la depresión posparto grave y la psicosis posparto?
La depresión posparto leve puede suceder inmediatamente unos días después del parto y normalmente desaparece en unos días o en una semana. Una mamá reciente puede tener repentinos cambios de humor, tristeza, ataques de llanto, pérdida de apetito, problemas para dormir y sentirse irritable, inquieta, ansiosa y sola. Los síntomas no son graves y no se necesita tratamiento. Pero, puede hacer cosas para sentirse mejor. Duerma una siesta cuando lo hace su bebé. Pida ayuda a su pareja, familiares y amigos. Participe de un grupo de apoyo de mamás recientes o hable con otras mamás.

La depresión posparto grave puede suceder en cualquier momento durante el primer año después del parto. Una mujer puede tener varios síntomas tales como tristeza, falta de energía, dificultad para concentrarse, ansiedad y sensación de culpa y falta de valor. La diferencia entre la depresión posparto grave y la depresión posparto leve es que la depresión posparto grave suele afectar el bienestar de la mujer y le impide desempeñarse bien durante un período de tiempo mayor. La depresión posparto grave requiere tratamiento por parte de un médico. También, son muy útiles la orientación psicológica, los grupos de apoyo y los medicamentos.

La psicosis posparto no es muy frecuente. Ocurre en 1 o 2 casos por cada 1000 nacimientos y suele comenzar en las primeras 6 semanas del posparto. Las mujeres que tienen trastorno bipolar u otro problema psiquiátrico llamado trastorno equizoafectivo tiene un riesgo mayor de desarrollar psicosis posparto. Los síntomas pueden incluir delirios, alucinaciones, trastornos del sueño y pensamientos obsesivos sobre el bebé. Una mujer puede tener cambios abruptos en el humor, que van desde la depresión o irritabilidad a la euforia.

¿Qué debo hacer si muestro señales graves de depresión durante o después del embarazo?
Algunas mujeres no le cuentan a nadie sus síntomas porque se sienten incómodas, avergonzadas o culpables por sentirse deprimidas cuando se supone que deberían estar contentas. Están preocupadas por que serán vistas como incapaces de ser madres. La depresión perinatal puede sucederle a cualquier mujer. No significa que usted sea una mala madre o que sea una madre “inestable”. Usted y su bebé no tienen que sufrir. Hay ayuda.

Hay diferentes tipos de terapias “conversadas” individuales y grupales que pueden ayudar a una mujer con depresión perinatal a sentirse mejor y a desempeñarse mejor como mamá y como persona. Algunas investigaciones limitadas sugieren que muchas mujeres con depresión perinatal mejoran cuando reciben tratamiento con antidepresivos. Su médico puede ayudarla a conocer más sobre estas opciones y decidir cuál es el mejor enfoque para usted y su bebé. En la próxima sección, hay información detallada sobre los tratamientos disponibles.

Hable con su médico o partera si tiene síntomas de depresión mientras está embarazada o después de haber dado a luz. Su médico o partera pueden hacerle un cuestionario para evaluar si tiene depresión y también pueden derivarla a un profesional de salud mental que se especialice en tratar la depresión.

Aquí tiene algunos otros consejos útiles:

  • Trate de descansar lo más que pueda. Trata de dormir una siesta cuando lo hace el bebé.
  • Deje de presionarse a sí misma para hacer todo. ¡Haga lo que pueda y deje el resto!
  • Pida ayuda con las tareas del hogar y amamantamientos nocturnos. Pida a su esposo o pareja que le acerque al bebé para amamantarlo. Si puede, pida a un amigo, familiar o persona de apoyo profesional que esté en su casa una parte del día para ayudarla.
  • Hable con su esposo, pareja, familiares y amigos sobre cómo se siente.
  • No se quede mucho tiempo sola. Vístase y salga de su casa. Haga algún mandado o dé una caminata breve.
  • Pase tiempo sola con su esposo o pareja.
  • Hable con otras mamás, para aprender de sus experiencias.
  • Participe de algún grupo de apoyo de mujeres con depresión. Llame a la línea gratuita local o busque en la guía telefónica información y servicios.
  • No haga ningún cambio importante en la vida durante el embarazo. Los cambios importantes pueden provocar un estrés innecesario. A veces, no se pueden evitar los grandes cambios. Cuando ello suceda, trate de pedir asistencia y ayuda para su nueva situación con suficiente antelación.

¿Cómo se trata la depresión? Hay dos tipos comunes de tratamiento contra la depresión.

Terapia conversacional. Consiste en hablar con un terapeuta, psicólogo o trabajador social para aprender a cambiar la forma en que la depresión la hace pensar, sentir y actuar.

Medicamentos.
Su médico puede darle un antidepresivo para ayudarla. Estos medicamentos pueden aliviar los síntomas de la depresión.
Las mujeres embarazadas o en época de lactancia deben hablar con su médico sobre las ventajas y riesgos de tomar antidepresivos. Algunas mujeres están preocupadas porque la ingesta de estos medicamentos provoque un daño al bebé. La depresión de una mamá puede afectar el desarrollo del bebé, por eso recibir tratamiento es importante para la mamá y el bebé. Se deben sopesar los riesgos de tomar un medicamento y se los debe comparar con los riesgos de la depresión. Es una decisión que la mujer debe analizar detenidamente con sus médicos. Las mujeres que deciden tomar antidepresivos deben hablar con sus médicos sobre qué antidepresivos son más seguros de tomar mientras están embarazadas o en época de lactancia.

¿Puede una depresión sin tratamiento perjudicar al bebé?
La depresión no sólo lastima a la madre, sino que también afecta a la familia. Algunos investigadores han descubierto que la depresión durante el embarazo puede aumentar el riesgo de parir un bebé de bajo peso o prematuro. Algunas mujeres con depresión tienen dificultades para ocuparse de sí mismas durante el embarazo. Puede que tengan problemas para comer y no aumenten suficiente peso durante el embarazo; puede que tengan dificultades para dormir; puede que falten a las consultas prenatales; puede que no cumplan con las instrucciones del médico; puede que tengan una dieta deficiente o puede que usen sustancias peligrosas, como tabaco, alcohol o drogas ilegales.

La depresión posparto grave puede afectar la capacidad de una mujer de ser madre. Puede faltarle energía, tener problemas para concentrarse, estar irritable y no poder satisfacer las necesidades del bebé de amor y afecto. En consecuencia, puede sentirse culpable y perder confianza en sí misma como mamá, lo cual empeora la depresión. Los investigadores creen que la depresión posparto grave puede afectar al niño y producirle retrasos en el desarrollo del habla, problemas con los vínculos emocionales con los demás, problemas de conducta, menores niveles de actividad, problemas de sueño y sufrimiento. Es de gran ayuda que el padre u otro cuidador brinden asistencia para satisfacer las necesidades del bebé y otros niños de la familia mientras la mamá está deprimida.

Todos los niños merecen la posibilidad de tener una mamá saludable. Todas las mamás merecen la posibilidad de disfrutar de la vida y de sus hijos. No sufra sola. Si tiene síntomas de depresión durante el embarazo o después de tener al bebé, dígale a un ser querido y llame a su médico o partera enseguida.

Revisado por la Dra. Catherine Roca, MD, Jefe,
Programas para Mujeres,
Instituto Nacional de Salud Mental,
Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés).



Negacion medica/legal


 
Recent Comments
 

No comments have been posted.


 
Post a Comment
 

 
Available Languages